Un mensaje de Francisco I. Madero

Katya Morales Prado Platino News
Katya Morales Prado Platino News

“Es indudable que, si todos los hombres de bien dejaran a un lado sus egoísmos y se mezclaran en los asuntos públicos, los pueblos estarían gobernados justamente” Francisco I. Madero.

Más de cien años han pasado desde que Madero hiciera esta afirmación, no es una de las frases famosas de la historia de México, pero sin duda alguna es una de las más verdaderas y totalmente vigente hoy en día.

Tenemos en el país muchas personas de bien, hombres y mujeres capaces, éticos, íntegros, que respetan las leyes, que no justifican lo injustificable, que actúan de manera recta. La capacidad humana está ahí, lo que falta es que esas personas de bien se comprometan de lleno con el país y se involucren de manera activa en los asuntos públicos. 

Madero habla de “dejar al lado los egoísmos” se refiere a que debemos alejar de nuestra mente los pensamientos de: “No es a mí a quien le toca corregir el rumbo del gobierno”, “Hay represalias contra quien levanta la cabeza”, “Yo tengo mucho trabajo con mis cosas, no tengo tiempo de estar viendo lo que pasa con el gobierno”

Son meros ejemplos, pero recurrentes en las personas de bien que deciden no involucrarse en los temas del gobierno.

Los modelos teóricos de administración pública se supone que han evolucionado para dar cabida a la participación ciudadana, se han establecido mecanismos de transparencia que permitan a todos los ciudadanos conocer las actividades del Gobierno, se han abierto espacios de consejos ciudadanos, se han creado espacios de presupuesto participativo. Sin embargo, los mecanismos de interacción entre sociedad y gobierno siguen siendo incipientes y en muchos casos débiles. 

La manera de hacer funcionar de manera efectiva el gobierno nos la dio Madero, necesitamos que todas las personas de bien se acerquen a los temas del Gobierno, que se interesen, que se involucren, necesitamos acompañar al gobierno, aportar la visión ciudadana, que los gobernantes se sientan vigilados, que la rendición de cuentas sea un hecho real, cotidiano y efectivo. 

El Gobierno tiene mucha tarea pendiente de realizar para funcionar bien, los ciudadanos tenemos más tarea todavía, es indispensable que dejemos a un lado nuestras barreras y nos involucremos en los asuntos públicos para asegurar ser gobernados justamente.

Abogada egresada de la Universidad Iberoamericana León. Maestra en Derecho Corporativo, por la Universidad Latinoamericana. Maestra en Derecho Constitucional y Amparo, por la Universidad Iberoamericana León, con un Máster en Políticas Anticorrupción Iberoamericanas por la Universidad de Salamanca, España, cursando actualmente Doctorado en Derecho.