DEMOCRACIA Y PODER| El planeta no puede seguir pagando

Iván Alfonso Martínez Almanza
Iván Alfonso Martínez Almanza Columnista Platino News

Este lunes inició, en la ciudad escocesa de Glasgow, la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, conocida como COP26. Es la reunión más importante a nivel mundial para debatir las consecuencias de la contaminación, y para que los gobiernos de todo el mundo se comprometan a implementar políticas públicas que impidan un aumento de la temperatura del planeta ocasionado por la actividad de los seres humanos.

La primera Conferencia sobre cambio climático se realizó en Berlín en 1995. Algunas de las reuniones más importantes han sido la COP3, realizada en Japón, y en donde se aprobó el Protocolo de Kyoto, primer documento que obligaba a los países firmantes a estabilizar la emisión de los gases de efecto invernadero, causantes del calentamiento global.

Uno de los mecanismos más interesantes que se introdujeron con el Protocolo fueron los “bonos de carbono”. Los países firmantes, entre los que se encuentra México, se comprometieron a reducir en un 5% las emisiones de los gases de efecto invernadero. Para ello, se creo un mercado de bonos de carbono: es un mecanismo para financiar, con recursos internacionales, proyectos para reducir la contaminación. En la Ciudad de México, el Metrobús es uno de los proyectos que contó con este tipo de recursos.

Todos hemos observado las consecuencias de la contaminación: lluvias más severas, periodos de sequía más largos, fenómenos meteorológicos con mayores víctimas. El punto de no retorno impuesto por los expertos es que la temperatura del planeta no aumente más de 2 grados centígrados.

La protesta social y la movilización, sobre todo de jóvenes, nos ha obligado a observar de nuevo el debate de lo que tenemos que hacer, como comunidad, para evitar una catástrofe mundial. El grupo de acción “Viernes por el Futuro”, iniciado por la sueca Greta Thunberg, se ha convertido en un movimiento mundial para presionar a los gobiernos a tomar acciones más decisivas respecto a la contención del cambio climático.

Y para ello, requerimos de gobiernos audaces que impongan metas de contaminación más restrictivas y obliguen a los sectores industriales a modernizar sus procesos productivos para lograr no llegar nunca a ese objetivo catastrófico.

México emitió, en 2019, un total de 736 millones de toneladas de gases de efecto invernadero; y tuvo una absorción (producto de espacios forestales y de cultivo) de 201 millones toneladas, por lo que para ese año emitimos un total de 534 millones de toneladas de gases de efecto invernadero en la atmosfera.

Para saber si nuestros gobernantes están apoyando la reducción de la contaminación, debemos revisar sus posturas en materia de medio ambiente y, para ello, debemos revisar la Plataforma Electoral de los Partidos Políticos. A continuación, algunas de las propuestas que, para la elección de 2021, los partidos que tienen representantes en el Congreso del Estado formularon en sus Plataformas Electorales:

  • El PAN, entre otras cosas, propone: vigilar y controlar el uso de agroquímicos; disminuir la huella de carbono en el transporte; desarrollar programas de aprovechamiento de energía eólica y solar; aprovechar el comercio digital; y trabajar en torno a una cultura de las energías limpias.
  • La Plataforma Electoral de Morena no cuenta con un apartado específico para sus propuestas en materia de medio ambiente, aunque enuncia algunos de los programas, en su mayoría del Gobierno Federal, como es Sembrando Vida.
  • En el caso del PRI, su Plataforma Electoral propone: mejorar los procesos administrativos del organismo regulador del agua; evitar la contaminación con políticas públicas; promover el reciclaje, reutilización y co-procesamiento.
  • En el caso del PVEM proponen erradicar la crueldad animal; reconvertir las unidades de transporte para que funcionen con gas natural; incentivos fiscales para las mujeres que cuiden el medio ambiente; promover las inversiones verdes; promoción de huertos urbanos, entre otras.
  • El Partido MC propone preservar los recursos naturales y su explotación racional; promover las empresas verdes y sostenibles; garantizar el derecho humano al acceso a agua potable; garantizar la seguridad energética; promover el turismo sostenible; la protección de los animales.

En la pasada elección, los partidos políticos junto con sus candidatas y candidatos promovieron el voto para lograr un cargo público con base en estas promesas. Ahora está en la ciudadanía el que vigilemos que lo cumplan. Conocer las propuestas de los partidos políticos es la base para exigir su cumplimiento. Para dentro de tres años, cuando debamos elegir nuevas autoridades, sepamos quienes cumplieron su palabra.

El caso del medio ambiente nos debe ocupar a todos. No solo tomando acciones individuales que reduzcan la contaminación, como puede ser separar la basura de nuestras casas, preferir el transporte no contaminante, promover un uso racional del agua. También depende de nosotros que los gobernantes impulsen políticas que reduzcan las emisiones, se comprometan a aprobar regulaciones que mejoren nuestro medio ambiente, y promuevan mecanismos novedosos que nos lleven a un mejor futuro.

Fresero. Licenciado en Ciencia Política y Pasante de Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México. Maestrante de Políticas Públicas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México. Actualmente funcionario electoral. Interesado en temas democráticos, administración pública, economía política y competencia económica.