Buscan empresarios del calzado abrir brecha en mercado europeo

El mercado europeo se perfila como mejor opción frente a término de TLCAN

León, Gto.- Ante los amagues del presidente de los Estados Unidos Donald Trump de abandonar el TLCAN, los empresarios del calzado que tienen en aquel país a su mejor socio comercial, comienzan a ver al mercado de Europa como una de las más importantes. Por ello plantean una oficina de representación en la región ibérica de la Comunidad Económica Europea.

Así lo reveló el presidente de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG), Luis Gerardo González García, quien adelantó que una oficina en el viejo continente podría abrir el mercado al calzado que hoy ya cuenta con alianzas importantes en Suramérica.

Actualmente la CICEG cuenta con una oficina de representación del sector en Nueva York, Estados Unidos, que ha dado buenos resultados, pero lo que ahora se busca es ir a conquistar el mercado europeo.

Para ello, se tendría que hacer una inversión cercana a 1 millón de dólares que esperan sea fondeado por los gobiernos Federal y Estatal así como por los empresarios que estén interesados en abrir sus lazos comerciales con Europa.

“Este es un proyecto estratégico de la CICEG y por ello tenemos todos que cooperar” y mencionó que por ahora estarán presentando ya un proyecto para la contratación de una oficina que representará a esta cámara “en el momento que los empresarios lo quieran, estamos invitando a los empresarios a que se sumen los proyectos”.

La oficina de la CICEG se planea con impacto en España, Portugal, Inglaterra, Italia y aquellas que estén en la región ibérica de la Comunidad Económica Europea.

“FALTA DE COMPETITIVIDAD PODRÍA DEJARNOS CON PLANTA PRODUCTIVA VIEJA”

En otro orden de ideas, el presidente de la CICEG mencionó que los empresarios deben tener la visión para no perder competitividad en un mercado que se vuelve cada vez más agresivo, sin embargo, refirió que los empresarios podrían descapitalizarse y estrechar sus inversiones para la renovación o reconfiguración de sus espacios para la producción.

“Con el tema de la inflación y todos esos ajustes, no s han subido a nuestros proveedores las materias primas y, nosotros no hemos podido repercutir. Sí hemos subido el zapato pero no se ha podido repercutir en los incrementos al minorista o al cliente final y esto ha hecho que las empresas cada día tengan márgenes pequeños y estén batallando con sus flujos efectivos”.

Esta situación, dijo, genera una incertidumbre en los empresarios y “me da miedo que ante esta situación los empresarios no inviertan en la renovación de equipos y maquinaria y nos quedemos con una planta productiva, vieja y obsoleta”.

Compartir